Karina Acosta  

Work  News   CV/Bio

WINNERS Chapter One
2014


La banalización de la experiencia humana, el culto a la superficialidad disfrazado de gloria efímera, el protagonismo de la gente común, la exhibición de la intimidad y su alto grado de espectacularización son parte del imaginario de la telerrealidad o programas que pertenecen al género llamado “Game Show” que se reproducen como commodities en la aldea global. La necesidad de mostrar en la televisión las hazañas cotidianas de sujetos comunes proporcionan entretenimiento fácil, evasión, nutren el voyeurismo y exhibicionismo, mientras que compensan la falta de sentido de comunidad. La búsqueda de fama y éxito lleva a la participación de estos programas como una expresión de narcisismo contemporáneo y como una vía de rápido acceso a una compensación económica.

El concepto de show representado pone en un mismo plano al participante anónimo y a su correspondiente espectador. La Televisión se erige en modelos de comportamiento que legitiman conductas. Ver cómo otros resuelven sus vidas: si es mejor que la nuestra nos identificamos y soñamos; si es peor nos alegramos de nuestra situación.

Desde el montaje se desnaturaliza el contenido de lo mostrado y es ahí donde se produce un efecto simultáneo; por un lado se identifica el contenido y por el otro se re-significa desde la forma. La incomodidad generada en el espectador debido a que la acción no avanza pone en primer plano otras lecturas más encubiertas, que dentro del ritmo feroz de la transmisión televisa está a sottovoce. El montaje descontextualiza lo sucedido y re-significa las intenciones ocultas de estos programas del género “Game Show” que están muy lejos de una intención filantrópica.

WINNERS intenta representar dentro de una estética analógico-televisiva, al exhibicionismo vs el voyerismo y/o al ganador vs el perdedor; ambas dicotomías como dos polos sobre la necesidad de reconocimiento ajeno, aún por encima del respeto a uno mismo.